Tratamiento para el Bruxismo

El bruxismo es el acto de apretar los dientes y muelas superiores contra los inferiores, suele estar asociado al padecimiento del estrés, ansiedad…

Suele ser un hábito inconsciente, que suele hacerse de noche, pero también se puede realizar durante el día.

Es frecuente que quien lo padece no lo sepa hasta que acude al dentista o una persona de su entorno le advierte de que hace ruído (rechinar) con los dientes.

El bruxismo conlleva desgaste y fractura de dientes y muelas, debilitando el esmalte, produciendo sensibilidad.

Otras consecuencias derivadas del bruxismo son dolores musculares, dolores en la articulación temporomandibular, sensación de dolor de oído, dolores de cabeza y a veces en el cuello.

El bruxismo puede ser provocado, a parte del estrés, por una mala posición de los dientes, así como mala relación de los maxilares, desviación de la columna vertebral, etc.

Como tratamiento aconsejamos el uso de un protector bucal (férula) hecho a medida, revisado periódicamente por el dentista, alinear los dientes -si es necesario con ortodoncia- masajes musculares y cambiar malos hábitos que acarrean el estrés, dormir bien, practicar deporte, pilates, yoga, etc.

 

Consulta sobre el tratamiento de bruxismo

He leído y acepto la Política de Privacidad.